Estatua 

Como un niño al ver su sombra por primera vez...

descubro que las abejas no beben directamente de la piscina.

Lo hacen aferradas a las paredes recién mojadas,

justo donde se zarandea el agua.

Ese límite es la delgada linea entre saciar su sed y su muerte.

Yo, que puedo ser fuente o verdugo, estoy dentro bañándome.

A mi alrededor hay varios insectos flotando en la superficie,

funestamente derrotados en tal vital hazaña.

Si los traslado afuera serán alimento para las hormigas.

En eso, una avispa revolotea el margen. Aterriza.

Cada vez que me muevo se agita más el agua.

Decido ser estatua y aguardar, observándola.

El agua se calma.

Ella se hidrata y retoma su marcha. Sobrevive.

Tan sólo somos… viento tangente transportando semillas.

📷 from Creative Commons CC

📝 by Cesar Rampe

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now